Los desaf铆os del nuevo paradigma

04/11/2019

Por Rub茅n Cano

El cambio de paradigma es global y ya empez贸 hace varios a帽os, producto de la amplificaci贸n del desarrollo tecnol贸gico, el uso del big data, el machine learning, entre otros factores. Los efectos son claros: saturaci贸n de informaci贸n, hipertransparencia, orientaci贸n al usuario, aceleraci贸n del cambio, exigencia de autenticidad, individualizaci贸n de la demanda, hipersegmentaci贸n de la oferta, mayor involucramiento y regulaci贸n del consumidor adem谩s del ascenso de valores vinculados al prop贸sito de las organizaciones, la condici贸n humana, la econom铆a colaborativa, la priorizaci贸n de la sostenibilidad y el impacto en nuestra propia sobrevivencia en el planeta. Se trata de una nueva forma de ver el mundo.

Ante este escenario, la econom铆a de la atenci贸n tiene el reto de captar a p煤blicos saturados, gestionar el exceso de informaci贸n, desaprender el formato enciclop茅dico y reconocer las nuevas habilidades del entorno de infoxicaci贸n. Se trata de entender los cambios de los p煤blicos en su entorno global, de estar atentos a las tendencias, a la innovaci贸n, que es la palanca de la atenci贸n y que sin embargo es ef铆mera. Por ello, la innovaci贸n, la estrategia y la planificaci贸n del valor a largo plazo son piezas fundamentales en la gesti贸n de comunicaci贸n.

Bajo el viejo paradigma, por ejemplo, 驴a qui茅n se le hubiera ocurrido pensar en invertir en una propuesta que planteaba el uso de scooters en Lima para el transporte p煤blico? Recuerdo la negaci贸n de muchos acerca de los resultados m谩gicos del Waze frente al tr谩fico lime帽o, que ahora todos saben, responde al desarrollo de algoritmos que se alimentan del cada vez mayor n煤mero de usuarios con los que cuenta esta aplicaci贸n. Uno de mis alumnos en el pregrado, por ejemplo, tuvo como idea innovadora evitar la inseguridad del cambio callejero de d贸lares y, a la vez, mejorar los precios del tipo de cambio de los bancos con la aplicaci贸n Kambista. A nadie tampoco se le ocurri贸 capitalizar el coworking como modelo de negocio o el uso del WhatsApp como herramienta fundamental para la vida diaria.

Frente a este nuevo contexto entonces se requieren nuevos desaf铆os, tanto para el p煤blico como para el privado. Se requiere, por un lado, el convencimiento de que la construcci贸n de prop贸sito en las organizaciones s铆 asegura la sostenibilidad de ellas y que no est谩 para nada alejado de los objetivos financieros. Seg煤n el art铆culo 181 Top CEOs Have Realized Companies Need a Purpose Beyond Profit de Harvard Business Review (HBR), 鈥渓as empresas con altos niveles de prop贸sito superan al mercado en un 5% 鈥7% por a帽o, a la par de las empresas con el mejor gobierno corporativo y con capacidades innovadoras. (Adem谩s) tambi茅n crecen m谩s r谩pido y tienen una mayor rentabilidad鈥. En ese sentido, la comunicaci贸n, al ser la herramienta fundamental para la construcci贸n del prop贸sito para personas y organizaciones, se vuelve imprescindible.

En segundo lugar, tambi茅n es necesaria una regulaci贸n adaptada a los desaf铆os que implican estas nuevas interacciones comerciales y sociales. El entorno cambia constantemente y el marco normativo no ha ido a la par del desarrollo emprendedor porque ni siquiera fue desarrollado completamente para el viejo paradigma. Es m谩s, el neoliberalismo propugnaba una menor regulaci贸n y ello ha generado ahora una falta de legislaci贸n para normar estas interacciones que se vuelven m谩s complejas con el desarrollo tecnol贸gico. El modelo no previ贸 esta situaci贸n porque se enfoc贸 en garantizar m谩s consumidores que ciudadanos, sobre la base de que el mercado se regular铆a solo. Es por ello prioritaria la labor en los asuntos p煤blicos como elemento fundamental de cualquier estrategia organizacional que quiera adaptarse a este cambio cultural y lograr adem谩s un impacto positivo en el desarrollo del pa铆s.

En tercer lugar, y lo m谩s importante: es necesario que la pol铆tica se renueve y eso s贸lo se puede lograr con un cambio de modelo. Ya en mi segundo art铆culo en Propuesta Pa铆s adelantaba la conclusi贸n a la que volvemos a llegar ahora y, reitero, los CEO de las empresas m谩s importantes del mundo, herederos y representantes del modelo neoliberal o los investigadores de Harvard, no responden a intereses o modelos chavistas, socialistas, rojos o terroristas. Debemos dejar el trauma de lado y entender que la ola ya lleg贸 y nos est谩 sobrepasando. La propuesta bien intencionada del Presidente Vizcarra de proponer la Reforma Pol铆tica no es un recurso pol铆tico per s茅, es la consecuencia, el signo, la necesidad urgente del propio sistema y la realidad actual que gritan que no podemos avanzar si no nos adaptamos y viramos al nuevo paradigma.

Y reitero: no se trata de cambiar el modelo de un lado al otro del espectro ideol贸gico. El propio espectro ideol贸gico ha mutado. Ya no se trata de izquierda o derecha. Se debe elevar la valla. Hablamos de refundar un modelo que se adec煤e a los nuevos tiempos, que eleve al pa铆s a un nivel superior y lo saque de la mediocridad en la que se encuentra, con debates y discursos de 铆nfimo nivel, que no priorizan los verdaderos problemas y cuellos de botella como la brecha de infraestructura, la informalidad, la falta de servicios p煤blicos decentes, la salud, la educaci贸n, etc. Se trata del surgimiento de una nueva clase pol铆tica, donde el Estado no solo recupere su rol protag贸nico en la orientaci贸n de las pol铆ticas p煤blicas, sino que sea un componente esencial de un modelo de desarrollo democr谩tico y social que se aplique m谩s all谩 de dos o tres distritos de Lima, Arequipa o Trujillo.

No reconocer este contexto es, justamente, haberse quedado en el viejo paradigma. Inclusive, este propio art铆culo es la declaraci贸n clara de que la ola ya lleg贸 y nos est谩 sobrepasando. Debemos pensar en el valor a largo plazo, en garantizar la gobernabilidad del pa铆s y comenzar a construir nuestra nueva narrativa, con un nuevo modelo.